Un lugar para aprender y compartir sobre sexualidad

Martes - 23.Mayo.2017

Joan Casanova Coll
Contáctanos
Diccionario
Recursos en Internet
Multimedia
Curiosidades

Frigidez: ¿la sufres, o te hace sufrir? Joan Casanova

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
El concepto de frigidez, que se aplica a la mujer, está afortunadamente cada vez más en desuso. Porque tiene claras connotaciones peyorativas. Pero sigue usándose.

En algunos manuales se dice que ahora recibe la denominación de ‘Trastorno del Deseo Sexual Hipoactivo o TDS, y se la considera una disfunción sexual, pero esto no es del todo exacto.

Se dice que hay similitud con trastornos como la dispaurenia –dolor en el coito-, la anorgasmia –imposibilidad de conseguir orgasmos- o la anafrodisia -ausencia de deseo sexual-, lo que añade confusión en torno al significado del concepto de frigidez. Pero de hecho lo que ocurre es que el concepto de frigidez como tal está entrando en desuso. Del modo en que venía aplicándose, significa ausencia de cualquier capacidad, excitación o sensación placentera en las relaciones sexuales, a menudo incluso al intentar la masturbación. Tal trastorno existe, pero no sólo es bastante raro sino que puede afectar por igual a mujeres y a hombres. Actualmente se asocia más con la ausencia de placer, pero está claro que hay que dejar de usarlo para no cultivar más esa confusión.

De todo este ‘movimiento semántico’ se trasluce una conclusión. Hay muchos conceptos aplicados a supuestos trastornos sexuales en la mujer, y quizá son demasiados. Quedémonos de momento con ese ‘demasiados’, porque es una pista que nos conduce a la visión machista, patriarcal y dominante sobre la mujer que ha venido ejerciéndose durante décadas por parte del ‘colectivo’ masculino, incluyendo por supuesto a profesionales de la salud, la Ciencia y la medicina.

Por suerte la Ciencia sigue avanzando más o menos con criterios de objetividad, y hoy sabemos que muchos de estos trastornos aplicados a la mujer no están tan bien definidos como se pretendía, y que la psicología, la educación y la influencia de la cultura tienen el peso suficiente como para tener que recontextualizarlos.

Tampoco hay que haber estudiado Lógica para comprender que sin deseo previo, aunque sea inconsciente o como fantasía, es difícil que exista placer sexual. Por lo que la existencia de los supuestos trastornos anafrodisia, anorgasmia, dispaurenia e incluso la borrosa frigidez, está demasiado condicionada a la presencia o ausencia de deseo, y necesitarían por tanto, como decía, ser redefinidos o recombinados de un modo más sobrio y objetivo.

En espera de esta redifinición, opino que es peligroso usar cifras o estadísticas de estudios acerca de tales trastornos, o entrar en distinguir si son primarios o secundarios, o sin son de origen orgánico o conductual, pues lo único que harán es prolongar la creencia de que existen como tales, lo cual, también en mi opinión, es hoy por hoy cuestionable.

El deseo sexual, pues, o sea su presencia o disminución, podría ser el verdadero factor clave que explicaría y simplificaría este exceso de supuestos trastornos sexuales en la mujer. Más teniendo en cuenta algo que diferencia mucho la naturaleza de la psicosexualidad femenina de la masculina, como es una necesidad de estímulos eróticos, sensoriales, ambientales, anímicos y emocionales mayor que la masculina, a la que puede bastarle a menudo con una simple estimulación física focalizada en los genitales. Esta mayor ‘complejidad’ de la sexualidad femenina ha sido vista hasta ahora por los hombres como un problema, y se ha caído en la tentación de patologizarla.

La sabiduría popular hace ya unos años que ha creado una frase para ilustrar este cambio de paradigma: “no hay mujeres frígidas, sino hombres inexpertos”. Bueno, para ser más objetivos, yo añadiría “y mujeres con una educación sexual, corporal y sensorial inadecuada”. Y es que también muchas mujeres tienen su parte de responsabilidad, al elegir conscientemente seguir el modelo patriarcal masculino y al adoptar roles psicosexuales pasivos, a cambio probablemente de seguridad material –o la promesa de esa seguridad- para ellas y para sus hijos. En un plano más concreto, p.e., es habitual el siguiente comportamiento: dado que el deseo sexual femenino necesita una variedad de estímulos más amplia que en el hombre, es fácil que en el transcurso de la convivencia o matrimonio disminuya, y ante esta realidad muchas mujeres optan por soportar, sin apenas deseo ni excitación, la exigencia o necesidad de relaciones sexuales de sus parejas masculinas, llegando a desear o favorecer que él termine pronto para finalizar el coito cuanto antes. Si el hombre además la presiona para que se excite o la acusa de supuestos problemas como una frigidez, esto puede inhibir aun más en ella el poco deseo sexual que le queda hacia él. Este ejemplo es por desgracia todavía muy frecuente, no habla nada bien de la inteligencia y sensibilidad medias de los hombres, pero tampoco de la inteligencia y autoestima medias de las mujeres. Por desgracia también, habla de la pervivencia de la estúpida necesidad de la lucha por el poder en la pareja, algo que nos mantiene a los humanos evolutivamente todavía demasiado cerca de algunos de nuestros 'parientes' primates.

Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
vota:
(3 votos: promedio 6.33 sobre 10)
Autor: Joan Casanova
ir arriba
COMENTARIOS
Añadir nuevo comentario como
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
Un buen comienzo...unos buenos preliminares
Desde el momento en que una siente lo que expones en el post es obvio que hay n problema de deseo. El deseo se puede "construir· con unos buenos preliminares. Unas velas, unos inciensos, unas esencias, libricantes de sabores y olores,...
Clicka aquí para echar un vistazo a un sinfín de esencias, aromas, lubricantes y aceites de masaje que harán de los preliminares la antesala para el placer más absoluto
tipos de frigidez
Conviene ante todo fijar el significado del concepto. Entendemos por frigidez la falta de orgasmo en la mujer durante el coito normal, es decir, el vaginal.

Stekel establece la siguiente clasificación: mujeres completamente frígidas, aquellas que no hallan ni placer ni excitación, sea en el coito o en el juego amoroso; mujeres relativamente frígidas, capaces de lograr el orgasmo, pero raras veces y sólo cuando se cumplen ciertas condiciones psicológicas, y mujeres apasionadas, incapaces de satisfacer sus necesidades sexuales, porque durante el juego amoroso preliminar y en el acto mismo, una necesidad imperiosa e insaciable de goce las consume.

Leer más
Marc - [19/05/2011 05:17:26] - ip registrada
LFtavzLn
RUz9pG HHIS I should have thought of that!
ir arriba
Nube de etiquetas
ciclo ovulatorio duda embarazo eyaculación menstruación métodos anticonceptivos embarazo planificación familiar relación de pareja trompas de Falopio eyaculación precoz disfunción sexual anatomía pene webs de redgiga condón
Consultorio
Anatomía reproductiva
Deseo Sexual
Disfunciones sexuales
Educación Sexual
ETS
Eyaculación precoz
Homo y bisexualidad
Masturbación
Métodos Anticonceptivos
Orgasmo
¿Posible Embarazo?
Problemas de pareja
Punto G
Reproducción
Sexo AnaI
Sexo OraI
Virginidad
Temas sexuales
¿Estoy embarazada?
Eyaculacion Precoz
Perdida Deseo Sexual
Masturbación Femenina
Más temas de sexo
Artículos
Fantasías Sexuales
Recomendamos
Noticias Sexualidad
Libros
Webs
Lo + visto
Cómo saber si estoy embarazada de pocos días
¿Puedo quedar embarazada si el se quita antes de eyacular?
Pastillas para abortar
¿Que pastillas puedo tomar para abortar?
Granitos blancos en el pene
Relaciones 4 días después de mi menstruación
Como enloquecer a un hombre en la cama
Posturas y tips para el sexo anal
Eyaculación precoz, ¿un transtorno cultural?
¿Cómo realizar el sexo anal?

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar